Muchos ven en el Marketing Político la encarnación misma del infierno, del
mal, de los más oscuros manejos.

Y si además la psicología también ingresa en el menú, y hasta las
neurociencias, pues ese infierno parece aún más terrible porque se tiñe de
manipulación de masas.
Otros, en cambio, ven el Marketing Político como el paraíso, la panacea, el camino del bien y de la inocencia.

Ni tan calvo ni con 2 pelucas, como decían en mi pueblo.
Ni tanto ni tan poco.
Ni infierno ni paraíso.
¿Purgatorio? Tal vez, tal vez…

Lo que quiero decir es que hay otra forma de ver el tema.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comienza
A %d blogueros les gusta esto: